WeWork: El futuro del trabajo y de nuestras vidas 

289

Tomas Calusio, Director de WeWork Argentina, dialogó con PRESENTE sobre el evento “Latam Summit 2020 That’s how tomorrow works” y de cómo impacta la pandemia a su modalidad de negocio de cara hacia el futuro. El evento se realizó de forma virtual y reunió a personalidades de diversas ramas de la industria con la mirada puesta en empezar a delinear el futuro tanto del trabajo como el de la vida cotidiana.

¿Cómo afectó la nueva normalidad al negocio de WeWork? 

Como todos se imaginarán fuimos una de las industrias, entre tantas, bastante impactada por las medidas de gobierno, en cualquier lugar del mundo, desde la cuarentena, restricciones, circulación y demás. Y el traslado un poco forzado home office en la gran mayoría de las empresas o industrias. Así que por ese lado nos vimos muy impactados. Desde el lado de WeWork lo que tuvimos como ventaja, al ser una empresa global y con presencia en Asia, Europa, en Norteamérica, Latinoamérica y África, tuvimos ya la experiencia de China y de los países asiáticos donde el virus pegó antes. Y pudimos aprender muchísimo más de ellos en cuanto a qué esperaba la gente del espacio de oficina, qué medidas sanitarias y de seguridad debíamos tomar. Así que por suerte tuvimos ese aprendizaje antes de tiempo, en marzo, lo que nos permitió a nosotros implementar desde abril con inversiones varios millones de dólares en todo el mundo. Toda esa transformación, sobre todo física dentro de nuestros espacios, para que a medida que la gente empiece a regresar a los edificios de WeWork se sienta tranquila de que va a estar cuidada y protegida y va a tener todo muy claro en cómo debería funcionar dentro de un edificio. Desde la parte del distanciamiento profesional, que es uno de nuestros pilares, a través del cual respetamos el metro y medio que se recomienda y tenemos los protocolos aprobados por el gobierno. Respecto a eso, ya sea dentro de ascensores, dentro de espacios comunes, en los sillones, se va a ver que están marcados espacios que señalen dónde te podés sentar y dónde no para poder respetar ese distanciamiento. Lo mismo en el otro pilar con respecto a todo lo que es la limpieza y sanitización. Cambiamos por completo nuestra rutina de limpieza. Los elementos que utilizamos, la frecuencia con la que lo hacemos. Ya sea espacios dentro de oficina o espacios comunes, pero también la parte de las botones de ascensores, manijas de puertas, los baños y demás. Por otro lado, la señalización para que cada persona que entre a un edificio de WeWork sepa exactamente por dónde debe circular, ya sea porque está demarcado en el piso el sentido de circulación, dónde se debería parar dentro del ascensor, dónde se puede sentar, dónde no se puede sentar. Así que esos tres pilares es lo que estamos haciendo en los edificios de WeWork en todos los edificios del mundo. La verdad que fue un esfuerzo global muy importante, pero con ese aprendizaje que comentaba nos paramos mucho antes que el resto. Acá en Argentina todavía no se está viendo tanto porque la actividad no está “a pleno”, llamémosle, pero en el resto del mundo ya las empresas y los clientes que fueron volviendo a los edificios con estas medidas se sintieron mucho más cómodos y tranquilos. Y no sólo los existentes sino un montón de empresas que están revaluando sus necesidades de espacios de oficinas, encuentran en WeWork una solución muy simple, rápida y flexible, para estas necesidades que todavía están cambiando mucho y hay muchas empresas que todavía no tienen muy claro cómo van a regresar a trabajar.

¿Cómo surgió la idea de WeWork Latam Summit 2020 That’s how tomorrow works? 

Siempre desde WeWork, y para las comunidades dentro de los edificios, las ciudades, las regiones y globalmente, tuvimos una parte de eventos muy fuertes para nuestros miembros y para potenciales clientes. Con referentes del mercado, ya sea a nivel macro como se va a ver en Latam Summit el 24 de septiembre. Pero, también, mucho más de nicho dentro de cada edificio respecto a capacitaciones para emprendedores. Así que es continuar lo que siempre hicimos y que es parte de nuestra propuesta de valor. Ahora, por todo el contexto virtual y no eventos físicos por unos meses, se dio este evento que se llama Latam Summit donde van a estar hablando referentes. Desde el fundador de Rappi, el Presidente de Banco Interamericano de Desarrollo, Chris Gardner que es el autor del libro “En busca de la felicidad”. Referentes de todo tipo para encontrar en un sólo evento diferentes ramas de la industria, hablado por las mentes más brillantes que tenemos en la región, respecto a cómo luce dentro de cada uno de esas verticales más corporativas o de negocios. Pero, también, la rama de salud, visión a futuro, para entre todos empezar a delinear el futuro tanto del trabajo como de nuestras vidas. Es que sabemos que hay un montón de cosas que van a cambiar, así que muy recomendables los invitados que son de lujo. Así que es parte de nuestra actividad habitual, obviamente, ahora haciendo un push mucho más fuerte y apoyados en la virtualidad que nos permite hacer un evento para toda la región con este tipo de speakers. Por ahí hacerlo en un lugar físico hubiera sido complicado.

¿Cuáles son los principales objetivos de esta Cumbre? 

Como decía, dentro de los speakers encontras gente mucho más orientada al negocio micro, pero también hay una parte mucho más macro sobre todo desde el lado del Banco Interamericano de Desarrollo, de cómo se está pensando a largo plazo desde el apoyo a empresas. También, habrá speakers de WeWork. La realidad es que se busca ver dentro de todas esas verticales el panorama común que para todos se refiere a la flexibilidad. Desde nuestro lado, obviamente, del trabajo y de cuestiones flexibles en el uso de oficina. Pero en cada uno de los negocios de cómo se va a reinventar en esta nueva normalidad y en el futuro, que es de trabajo y de nuestras vidas. Va un poco por ahí. No queremos adelantar tanto, sino que se aproveche ese tiempo el 24.

Como empresa dedicada a la innovación, ¿sienten que eran en parte responsables de generar este tipo de eventos que impulsan a las empresas a pensar en los desafíos del mañana?

WeWork empezó siendo una Startup, una pequeña empresa, muy innovadora en su momento y ahora ya con presencia global y una estructura mucho más corporativa. Somos el lugar donde se encuentran las grandes empresas hasta las pequeñas, y profesionales independientes que recién están empezando. Sobre todo en este contexto es muy importante para nosotros, más allá de liderar ese camino por el aprendizaje que tenemos globalmente, es dar la tranquilidad de que puedan ir a los espacios de oficina y no solo estar en reuniones virtuales todo el tiempo, que es seguro encontrarse y tener una reunión. Y reencontrarse con compañeros de trabajo, proveedores, clientes, etcétera. Eso que vemos que es muy importante a futuro, por eso aseguramos que nuestros espacios cumplan con todas estas normativas y requerimientos. Y dentro de lo que es eventos, donde el Latam Summit es parte de ello, va a seguir siendo parte porque para nosotros es fundamental dentro de nuestro concepto de comunidad que tenemos dentro de edificios, ciudades y en el mundo, distintos tipos de empresas que se pueden contactar con otras empresas que son clientes de WeWork o que todavía no son pero que pueden ser potenciales. Entonces, en toda esa interacción que creemos que es muy importante, que sucedía dentro de los edificios y va a seguir sucediendo pero de forma diferente, es complementarla con este tipo de eventos virtuales. Así que son cosas que llegaron para quedarse y que nosotros seguramente vamos a estar imponiendo por el tiempo que sea hasta que podamos encontrarnos en eventos más masivos, esperemos, en un futuro cercano.

¿Qué desafíos tiene la “oficina del futuro”?

Prestamos mucha atención a lo que pasó en el mundo y a las necesidades que iban teniendo las empresas a medida que imaginaban su regreso. La palabra clave es la flexibilidad, que podemos ofrecer nosotros dentro de nuestros espacios. Por suerte como ventaja ya tenemos un negocio flexible que da muchas ventajas en este sentido. Mirado desde el lado de real estate en el que podías estar en contratos flexibles de corto plazo, en el que te podías agrandar o achicar en cuestión de meses, y no en contratos de más de dos años o cinco años como es tradicional en el mercado. Ya desde ese lado partimos de una base, por el servicio que prestamos, que es más simple convertirse. Y eso es lo que estamos haciendo. Algunos ejemplos de cosas que lanzamos: el producto All Acces. Básicamente les damos a todos nuestros clientes que antes capaz tenían su oficina en un edificio, ahora pueden acceder sin costo adicional a cualquier otro edificio en la ciudad o en el mundo. Entonces, yo tengo mi oficina en el edificio de Corrientes y Esmeralda en Buenos Aires, pero si vivo por zona Norte me puedo ir al edificio de Libertador en Vicente López sin costo alguno. Esto lo hacemos para reducir la utilización de transporte público. Que la gente se sienta más segura encontrando una solución más cerca de su casa. Así que eso fue más para el lado de miembros existentes. En cuanto a nuevos canales o productos lo que estamos viendo es que muchas empresas están repensando su oficina que antes, capaz, la tenían en un lugar único, ahora están diciendo “necesito mi lugar, mi headquarters”, por ejemplo. Pero también le interesa tener oficinas satélites o que los empleados puedan acceder a distintos espacios según por donde estén en ese momento, ya sea cerca de la casa o por reuniones. Entonces, hay un foco muy grande dentro de las empresas en tomar decisiones mucho más hacia este modelo, en el cual para nosotros toda la ciudad es como una oficina para esa empresa. Mediante este producto lo que se logra es que dentro de su oficina principal reducen la cantidad de gente, entonces pueden respetar el distanciamiento del que hablábamos y este cumplimiento de normas de seguridad. Y el resto de los empleados tienen distintos espacios donde se pueden encontrar o pueden hacer base sin necesidad de estar todos juntos. Porque al fin y al cabo lo que creemos que pasa, mas allá de este home office un poco forzado, es que ninguna empresa estaba preparada para esto. Ya sea grande, global, de las más chicas o independientes, y sabemos que tiene un montón de desventajas en las cuales la gente tiene necesidad y están pidiendo a los gritos volver a tener espacios de oficinas. Obviamente, de formas diferentes a lo que era antes. Capaz antes era en un esquema de 9 a 18 horas de lunes a viernes, sino en esquemas escalonados para evitar las aglomeraciones de gente o en circular en otros espacios. Creemos que por ahí viene el cambio más grande. Todavía falta descubrir un montón más, pero nosotros la verdad lo que estamos logrando es acompañar mucho más esa demanda y orientarlas hacia este tipo de esquemas. Yo estoy en llamadas donde muchas empresas, clientes nuestros o potenciales, hablando con recursos humanos nos hacen parte a nosotros de su decisión de los esquemas rotativos, de cómo esperan que la gente se comporte o cómo esperan que rote dentro de los espacios de oficinas. Otra de las cosas en cuanto a los productos y transformación de las oficinas, lo que vamos a ver es que donde antes era un escritorio fijo para una persona, y yo todos los días voy a mi escritorio, hoy ya empezamos a pensar en estos esquemas rotativos donde voy lunes, miércoles y viernes, y otra persona va martes y jueves y usa ese mismo escritorio. Obviamente, nosotros desde WeWok, con todas las medidas que mencioné anteriormente. Dejamos listo ese espacio sabiendo que cambia día a día. Entonces va mucho más hacia esos esquemas donde no hay tantos lugares fijos, sino que son todos mucho más rotativos y flexibles para los empleados de cualquier empresa o para los profesionales independientes.

¿De qué se trató WeWork for Good?

Durante la pandemia globalmente lanzamos el programa WeWork for Good. Lo que hicimos fue ofrecer a ONGs que estuvieran trabajando activamente en esfuerzos para la prevención o la ayuda por toda la situación de virus, espacios dentro de los edificios para lo que necesitasen. Ya sea un trabajo más administrativo o un simple espacio de stock. Acá en Argentina, por ejemplo, tuvimos la Fundación Pequeños Pasos que apunta a luchar contra la desnutrición infantil y tratar temas educativos. Utilizaron espacios dentro del edificio de Corrientes y Esmeralda durante tres meses aproximadamente. La semana pasada tuve una llamada con uno de los fundadores y me decía que quieren seguir en WeWork porque les sirvió, más allá del espacio físico, cruzarse con gente. Porque en ese edificio hay una empresa que tiene actividad esencial, entonces están yendo desde el inicio de la pandemia. Entonces ahí se empieza a ver el impacto de la mezcla y de la integración de distintas empresas, culturas, hasta una empresa corporativa con una ONG. Y quedaron en trabajar en conjunto. Más allá de que el programa WeWork for Good finalizó porque en el resto del mundo ya se empezó a salir de la pandemia, vamos a ver cómo podemos seguir acá en Argentina apoyando a esta fundación. En Colombia hubo un caso respecto a distribución de alimento que fue un éxito, y así en todo el mundo. Entonces, no dejamos eso de lado porque sabemos que para reconstruir y sobre todo en un mercado como Argentina, con las cosas que están sucediendo a nivel macro, va a ser muy importante esa pata para nosotros. Y sabiendo que somos un espacio donde ocurren cosas buenas también, más allá de que se hagan negocios que podemos apoyar desde ese lado. Creo que ese WeWork for Good con este aprendizaje de la Fundación Pequeños pasos fue un muy buen signo de que podemos seguir haciendo cosas, que no sólo nos vamos a quedar con esto del futuro del trabajo sino que queremos seguir apoyando en todo lo que podamos a la sociedad.