Diego Fernandez: “El Parque de la Innovación va a ser un activo fundamental para Buenos Aires”

362

En la segunda mitad del año pasado, Diego Fernandez asumió un nuevo rol en el gobierno de la ciudad de Buenos Aires, que combinó sus pasiones e intereses personales con la vocación de servicio y la experiencia en gestión que acumuló en la última década. Ahora al frente de la Secretaría de Innovación y Transformación Digital, es una cara conocida del gobierno porteño, ya que antes se desempeñaba como secretario de Integración Social y Urbana.

Fernandez es analista administrativo contable, egresado de UADE, y doctorado en Dirección de la Innovación Sistémica (ITBA). En 2009 fue uno de los creadores de la organización sin fines de lucro G25, que se propuso como un puente entre los sectores público y privado, para identificar y retener profesionales destacados, fomentando la vocación pública.

Entre 2010 y 2015, además, fue Jefe de Gabinete del Ministerio de Educación de CABA. En su nuevo rol, se focaliza fundamentalmente en seis grandes ejes: soluciones tecnológicas, experiencia digital, datos, gobierno inteligente, procesos de innovación y soporte. Desde todos ellos, apunta al gran objetivo de aportar “soluciones integrales para mejorar la calidad de vida de los vecinos y visitantes de la Ciudad, a partir de la tecnología y la innovación”.

Conversó con PRESENTE acerca de los desafíos que su área enfrentó durante la pandemia y sus perspectivas a futuro.

– ¿Cuál es el rol de la tecnología y de la Secretaría en la gestión de la pandemia?

– La tecnología en la pandemia tuvo un efecto positivo, dentro de algo que fue muy duro para toda la sociedad. Nos obligó a avanzar en dimensiones que por ahí el avance hubiese sido más lento. Creo que hay un ejemplo bien paradigmático que es el rol que tomó Boti, que es el chatbot de whatsapp: toda la ciudad de Buenos Aires y los que vivimos y trabajamos en ella lo utilizamos para sacar turnos, para tener resultados de tests, para pedir turnos de vacunación, para obtener información. Fue un impacto súper grande: de quinientas mil conversaciones promedio por mes, pasamos a 5,5 millones en diciembre y, con el pico de la ola de Ómicron, llegamos a 11,5 millones de conversaciones. Hoy Boti es el chatbot más grande de whatsapp en el mundo. Para nosotros fue una enorme herramienta, y lo sigue siendo, para poder administrar la realidad tan compleja que supuso la pandemia, que hoy por suerte ya está en su etapa final. Fue un aliado invalorable en todo este proceso.

– ¿Qué avances hubo respecto a la inteligencia artificial?

– Sumamos otra innovación, que es la capacidad de predecir la existencia de Covid reconociendo, mediante algoritmos de inteligencia artificial, la tos. Gracias a un estudio sobre ciento cuarenta mil toses, podemos determinar con un 86% de precisión la potencialidad de que exista o no Covid en esa tos humana. Estamos muy contentos con eso, que es un trabajo tecnológico y científico. Lo hemos hecho trabajando y en contacto con la Universidad de Cambridge, la Universidad de Stanford, y con una compañía que se llama Virufy. Cualquiera que llame al 1150500147 puede hacer un triage, que es un conjunto de preguntas médicas, y luego enviar su tos para comprobar si tiene o no coronavirus.

– ¿En qué proyectos de innovación y tecnología están trabajando ahora?

– Estamos trabajando en inteligencia artificial en múltiples dimensiones. La salud es una de ellas. Ahora estamos en un proyecto que es un prototipo, un proyecto piloto, para reconocer y poder etiquetar determinadas patologías en las historias médicas. Eso nos va a permitir obtener estadísticas y mejorar el servicio de salud que se le brinde a la ciudadanía. Y la inteligencia artificial es una realidad que, si bien no es nueva, ahora está tomando una evolución que es exponencial y nos va a permitir automatizar y mejorar los procesos en un montón de dimensiones.

– La salud es sólo una de ellas

– Sí, por supuesto. Todo lo que implica el funcionamiento del Estado es otra. Nosotros creemos que hay oportunidades enormes en la inteligencia artificial y en otras tecnologías como blockchain para disminuir el peso que tiene la burocracia sobre la vida de los ciudadanos individuales y sobre la vida y el accionar de las empresas privadas, como Arcángel Maggio. Todos sabemos lo engorroso y lo difícil que es, muchas veces, obtener y lograr cumplir con los trámites, con la burocracia, que el Estado demanda. Yo entiendo, y Horacio Rodriguez Larreta entiende, que disminuir ese peso, alivianar el peso de la burocracia en la vida de las personas y las empresas es un objetivo fundamental para que la Argentina gane en competitividad. A todos nos pasa que vamos a hacer un trámite y el Estado nos pide papeles que el Estado tiene. Vamos a renovar el registro y nos piden libre deuda de patentes, libre deuda de multas, que son todos documentos que el Estado tiene en otras divisiones. Lo que termina pasando es que los ciudadanos y las empresas son cadetes de áreas de gobierno, buscando papeles de gobierno. Nosotros tenemos un objetivo firme de ir al principio que utilizan los países nórdicos, que son los más digitalizados y avanzados del mundo, de que el Estado no debe pedirte las cosas que el Estado tiene.

– ¿Cómo se organiza eso?

– Se tiene que resolver internamente la interoperabilidad necesaria para lograr que cada dependencia tenga todo lo que necesita para servir al ciudadano y a cualquier empresa que se acerque. Es un objetivo muy ambicioso y creemos que es fundamental lograrlo. El segundo en el que estamos trabajando y esperamos poder lanzar en los próximos meses es la posibilidad de que los trámites remotos sean realmente remotos. Porque uno, muchas veces, se acerca a una dependencia simplemente para que una persona reconozca que uno es uno mirando un DNI. Esto, hoy, se puede resolver con biometría y de maneras muy eficientes. Estamos trabajando en brindar a todos los ciudadanos de la ciudad de Buenos Aires la posibilidad de que tengan una aplicación de identidad que los reconozca biométricamente y que no tengan necesidad de acercarse para hacer muchos trámites, como puede ser pedir partidas de nacimiento, permisos de viaje y tantas otras cosas que requieren que estemos físicamente y creemos que hay una oportunidad de hacerlo de una manera distinta.

– ¿Cuál es el Proyecto con lo que era el Tiro Federal?

– El Tiro Federal ahora se mudó a un lugar mucho más lindo, a un edificio nuevo. Respetando lo que era el edificio histórico, ese lugar se está transformando en el Parque de la Innovación de la ciudad de Buenos Aires. Nosotros creemos firmemente en la posibilidad de generar ahí un ecosistema y recuperar un terreno al que no tenía acceso el resto de la sociedad, y hoy estamos en el proceso. Se va a instalar el ITBA, va a estar la universidad Di Tella, y hay muchas empresas privadas que han comprado tierras y están instalándose ahí. En la industria del desarrollo el talento es el recurso más escaso, y vamos a tener un polo donde estimamos que a partir de 2024 va a haber quince mil estudiantes de distintas universidades trabajando, innovando y creando en el medio de la ciudad de Buenos Aires. Estamos muy entusiasmados con lo que ahí puede ocurrir. Creemos que eso va a ser un ecosistema de desarrollo e innovación y que de cara al futuro va a ser un activo fundamental para la ciudad de Buenos Aires.